Saltar al contenido

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre

San Mateo 19, 3-12

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre

Mat 19:3 Se le acercaron unos fariseos a Jesús con propósito de tentarle, y le preguntaron: “¿Es lícito repudiar a la mujer por cualquier causa?”.
Mat 19:4 Él respondió: “¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra?
Mat 19:5 Dijo: “Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer, y serán los dos una sola carne”.
Mat 19:6 De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre”.
Mat 19:7 Ellos le replicaron: “Entonces ¿cómo es que Moisés ordenó dar libelo de divorcio al repudiar?”.
Mat 19:8 Díjoles Él: “Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así.
Mat 19:9 Y yo digo que quien repudia a su mujer (salvo caso de fornicación) y se casa con otra, adultera”.
Mat 19:10 Dijéronle los discípulos: “Si tal es la condición del hombre con la mujer, preferible es no casarse”.
Mat 19:11 Él les contestó: “No todos entienden esto, sino aquellos a quienes ha sido dado.
Mat 19:12 Porque hay eunucos que nacieron del vientre de su madre, y hay eunucos que fueron hechos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se han hecho tales por amor del Reino de los Cielos. El que pueda entender, que entienda”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

MEDITACIÓN:

Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre

Y tú, ¿eres capaz de entender a Dios en sus designios, voluntad y palabras, o también tienes duro el corazón?

Todo aquel que tiene duro el corazón, no sirve para casado. El casado es una persona que vive la caridad, que practica la caridad, que da ejemplo de caridad. El que se casa, no puede ser egoísta, no debe ser egoísta, ni orgulloso, ni soberbio; la persona que, libremente y consecuentemente, quiere casarse y se casa, debe amar a Dios sobre todas las cosas, no ir de dios, y no ver a nadie como a un dios, sino que sólo debe amar a Dios sobre todas las cosas.

Quien entienda esto, puede casarse, quien no, no se case.

P. Jesús

© copyright